Leedlo para que no os andéis con tonterías a la hora de desayunar ….

Buenos días, soy José Luis. Seguro que vosotros ya lo sabíais, pero a mí me resulta inconcebible desayunar, comer y cenar lo que dice el artículo que hacía Phelps. Al margen de las calorías que consuma diarias, de estar metido horas en el agua, etc. yo me levanto y veo en la mesa ese desayuno completo y me vuelvo a la cama. ¡¡Si comerte todo eso es más duro que el entrenamiento!!

http://www.lavanguardia.es/deportes/futbol/20110212/54113603309/las-dietas-de-los-deportistas.html

Salu2…

“Para desayunar como tres sándwiches de huevo frito, queso, lechuga, tomate, cebolla frita y mayonesa; dos tazas de café; una tortilla de cinco huevos; una taza de sémola y maíz triturado; tres rebanadas de pan recubiertas con azúcar y tres porciones de bizcocho de chocolate”.

Esta auténtica bomba calórica formaba parte de la dieta de 12.000 calorías que el mejor nadador del mundo, Michael Phelps, seguía durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Su particular “menú” se completaba con un almuerzo compuesto por medio kilo de pasta enriquecida y dos sandwiches grandes de pan blanco con jamón, queso y mayonesa; todo ello regado por 1.000 calorías en bebidas energéticas. La cena, algo más ligerito: otro medio kilo de pasta, una pizza entera y más bebidas energéticas.

El particular plan nutricional que seguía el tiburón de Baltimore provocó una gran sorpresa entre los aficionados al deporte así como entre los propios deportistas. Una compatriota suya,Nastia Liukin, indicó que era “imposible” que una gimnasta se alimentara así. La que es la última campeona olímpica de gimnasia artística desveló que su desayuno típico consiste en yogurt o huevos o avena. “Para comer, tomo una ensalada con pollo o pescado a la plancha u otro tipo de proteína y, para cenar preparo algo ligero como un poco de pescado, por supuesto a la plancha, y verdura”. Liukin asegura que este plan nutricional es suficiente para “mantener la energía”, aunque matiza que antes de los entrenamientos también toma barritas energéticas.

Uno de los deportistas patrios que experimentó en sus propias carnes, y nunca mejor dicho, la mentalidad XXL de los Estados Unidos fue Marc Gasol. El mediano de los Gasol acompañó a su hermano Pau en su primera aventura norteamericana con los Memphis Grizzlies y se dejó seducir por el fast food. Tanto que cuando volvió como flamante fichaje del Regal Barça se presentó con un sobrepeso de 16 kilos. “Más que comer mal”, admite el ahora pívot de Memphis, “lo que hacía era picar, comer fuera de horas”. Sin embargo, gracias a un plan nutricional que se regía por cinco comidas diarias (un buen desayuno, un pequeño almuerzo tras el entrenamiento matinal, una buena comida, una pequeña merienda y cena) logró perder esos kilos de más que le sobraban. No le prohibieron nada, pero le limitaron los embutidos y las comidas con grasa. Debía ingerir diariamente unas 3.000 calorías.

Entre las dietas más extremas de los deportistas destaca la que realizan los ciclistas durante los periodos de competición. El desgaste calórico de una etapa es brutal, de modo que no es de extrañar que durante el Tour de Francia del 2010 el desayuno de algunos ciclistas consistiera en spaghettis o, como el de Alberto Contador, en una tortilla de tres huevos, pan tostado con mermelada y arroz blanco con un ligero sofrito de cebolla aceite y ajo.

En el mundo del deporte hay profesionales que se toman muy en serio el aspecto de la alimentación e, incluso, lo adoptan como una filosofía de vida. Este es el caso del portero del Sevilla, Andrés Palop que, con 36 años, desveló que su secreto para mantenerse en plena forma está en perder un kilo de peso cada temporada. “Es un consejo del doctor Escribano, se trata de no acumular grasa; contra la edad no se puede luchar, pero sí contra los kilos. Peso 81 ahora, el año que viene debo estar en 80. Me gustaría seguir jugando hasta los 40 años, como Dino Zoff. El doctor dice que lo puedo conseguir bajando de peso cada temporada”. Parece ser que el guardameta valenciano ha encontrado lo más parecido al elixir de la eterna juventud.

Redes – Deporte para un cerebro más sano

http://www.rtve.es/alacarta/search.html?q=redes#930711

Médicos, investigadores, medios de comunicación, en boca de todos se oyen los beneficios del deporte y el ejercicio regular para conservar el cuerpo en forma, prevenir enfermedades cardiovasculares y sentirse mejor anímicamente. Lo que no suelen añadir es que el ejercicio es también un escudo de protección de nuestro cerebro y un estimulador del aprendizaje y la memoria. Así lo han demostrado neurocientíficos como Fernando Gómez-Pinilla, que nos cuenta en Redes cómo se benefician nuestras neuronas de la actividad de los músculos.